Advertencias de problemas en la transmision del vehiculo

El sistema de transmisión envía la potencia y movimientos a las ruedas motrices para que el vehículo pueda avanzar. Está conformado por diversas partes, si alguna de ellas falla o se encuentra en mal estado es probable que comiencen los problemas de trasmisión. En el caso de los todoterrenos, es uno de los sistemas que más esfuerzos realiza, y por ello no debe faltarle atención.

Señales de fallas

Olor de aceite quemado: es posible que la transmisión esté sobrecalentada. Suele suceder tanto por niveles bajos del lubricante, como por estar contaminado o no sea el adecuado para la transmisión.

No entran los cambios: podría ocurrir con ambos tipos de caja de cambio, sin embargo, es más frecuente en las manuales. Se nota al pisar el embrague y las marchas no calcen o entren, es probable que se deba a un desajuste en las conexiones de los cambios o del embrague; también cabe la posibilidad de que le falte líquido o no tenga la viscosidad correcta.

El embrague se engancha: se hace notable al querer cambiar la marcha y no se puede. Quizás haya una falla en los discos o en los cables de conexión del embrague.

Se salen los cambios: es evidente al colocar un cambio y este salta regresando al punto muerto. No hay otras variantes, es problema con la transmisión.

Ruidos en la transmisión al estar en neutral: podría ser por bajo nivel del líquido de transmisión o que este amerite cambiarlo. Igualmente es indicativo de desgastes en la transmisión y por ende debería sustituirse.

Demora en responder: cuando tarda en efectuar el cambio de marcha, las causas probables son demasiadas. Lo recomendable es llevarlo al taller cuanto antes para no ocasionar más daños.

Derrames de líquido: si observa la presencia de aceite en el suelo, quizás sean de la transmisión. Con un chequeo en el taller podrían dar fácilmente con el origen.

Rechina o tiembla: una caja manual en mal estado rechina cuando se cambia de marcha; en cambio, lo que delata a una automática es que tiembla al cambiar la velocidad. En definitiva, son señales que exigen una revisión urgente.

Ante cualquiera de las averías anteriores lo ideal es recurrir a un taller por una revisión. Para hacer reparaciones y reemplazar piezas, es buena opción valerse de desguaces todo terreno; existen varias empresas en línea que facilitan su localización, y el precio suele ser más barato que un recambio convencional.