La falange española con José Antonio Primo de Rivera

Hace ya más de 80 años que Jose Antonio Primo de Rivera encontró la muerte en una cárcel de Alicante en la que fue fusilado. Primo de Rivera para algunos un visionario al que había que ensalzar, para otros demonizado hasta el punto de quitar su nombre de algunas calles de ciudades españolas en virtud de la memoria histórica. Este es un punto que está creando mucha controversia en España ya que lo que es en pos de la memoria histórica no es más que hacer desaparecer de la memoria la historia de España.

Muchos piensan que lo ocurrido hace ochenta años es parte de la historia y que aunque no fuera todo lo bueno que muchos esperaban debería de ser recordado como lo que es, parte de la historia de España. Los  fieles a la Falange Española o por lo menos partidarios creen que deberían quedarse las cosas como están, que las calles que se dedicaron a Falangistas, partidarios de las Jons e incluso a Franco, deberían mantener sus nombres, al igual que deberían de quedar en pie las estatuas y los monumentos que un día se irguieron en su nombre. Porque a pesar de la historia, a pesar de ser una etapa muy mala en el país, es así como ocurrió y aunque no estemos orgullosos de ese tiempo, debería estar presente, a modo de recordatorio de lo que llego a ser España.

Así que España está en la tesitura de no saber muy bien qué hacer, si hacer desaparcar todos los vestigios de la época de la Falange o dejarlos para que todos los recordemos y los más jóvenes lo aprendan como parte de la historia de España que es. Si hacemos desaparcar todo lo que ocurrió por los años 30, estamos ocultando nuestro pasado y eso no lo hacemos lo españoles. De hecho en todos los países hay una etapa de la historia  que les gustaría borrar, pero que lamentablemente están ahí y forma parte de ellos, por mencionar alaguno de estos países quede como ejemplo Alemania.

La cuestión que ha día de hoy se sigue pensando si Jose Antonio Primo de Rivera fue ejecutado por los crímenes cometidos o simplemente porque estorbaba en esa España. Primo de Rivera dio mucho de qué hablar, si su vida hubiera sido distinta posiblemente hubiera sido un abogado de renombre, ya que era un hombre muy culto, le encantaba la poesía y además era autodidacta. Pero quiso seguir el camino de su padre y esto lo llevó a presentarse a  las elecciones, las cuales perdió. Peor sus ideales lo llevaron a crear un grupo (que no un partido político) en el que poder expresar sus ideas que eran compartidas por muchos españoles en esa época. De ahí que se unieran con otro grupo con ideales parecidos para ser una unidad llamada Fe de las Jons. Como en todos los grupos hay diferencias entre los miembros y se disolvieron al poco tiempo, tras esto José Antonio fue encarcelado y condenado a muerte justo cuando Franco llegó al poder.

Si quieres saber más sobre este tema, te dejamos este enlace: https://elmunicipio.es/