¿Sabías qué es la keratina?

Seguramente más de una vez te han recomendado los tratamientos con keratina para corregir los daños en tu cabello ocasionados por el sol, el calor o la contaminación. Y aunque muchos nos hemos aplicado keratina, muy pocos conocen qué es.

La keratina es una proteína fibrosa, también conocida como “queratina” que es rica en azufre. Es el principal componente de las uñas, cabello y dientes. Al estar presente en la epidermis de todos los animales vertebrados, también la podemos hallar en pezuñas, plumas y cuernos.

Existen dos tipos de keratina, la keratina alfa, presente en todos los mamíferos, y la keratina beta, la cual solo está en los reptiles. Además, la keratina, según la cantidad de aminoácidos que tenga, puede ser rígida, la cual forma los cuernos y las pezuñas, y la flexible es la que se encuentra en el cabello.

El cabello necesita de la keratina flexible para ser suave, mientras que la keratina alfa es la que permite que tenga una longitud considerable. Sin la keratina, el cabello puede verse reseco y sin vida, es por estas razones que se aplican tratamientos para regenerar el cabello.

Los tratamientos con keratina

Los tratamientos son aplicados cuando el cabello no posee la cantidad necesaria de keratina, por lo que pierde resistencia y elasticidad. Esto puede ser provocado por el sol, el calor, el contacto con cloro o sal. Y lo que hace la keratina es reparar los daños ocasionados.

El tratamiento permite otorgar brillo, fuerza y un color vibrante. Para lograrlo, primero se extrae la keratina de otras sustancias o procesos. El más reciente es la hidrolisis, ya sea hidrotermal, acida, alcalina o enzimática, donde con una reacción química entre el agua, calor y acido, obteniendo keratina.

Esta suele venir en diferentes presentaciones y productos, cada uno con componentes distintos. Una vez extraída, se aplica en el cabello desde la raíz hasta las puntas, dejando que la keratina penetre en el cuero cabelludo y repare las fibras desde el interior, nutriéndolo, protegiéndolo y regenerándolo.

 

Ventajas y desventajas de los tratamientos con keratina                                                                           

Aunque el tratamiento de keratina suene ideal, hay ciertos factores que se deben tomar en cuenta para no llevarnos sorpresas desagradables. Es importante saber que no todos los cabellos reaccionan igual a los componentes, y que hay algunos productos que pueden ser tóxicos.

Una de las desventajas que tiene la keratina, es que generalmente es costosa, porque tiene que realizarse en mínimo dos sesiones al año, y aunque Depende mucho de la peluquería o del salón de belleza al que asistas, cada una con un costo.

Por otro lado, es importante que sean tratamientos realizados por expertos porque hay productos tóxicos que producen alergia en la piel y en los ojos. Ese es el caso de la keratina con formol, la cual posee sustancias tan agresivas que dañan el cabello.

Si no deseas que tu cabello se alise por completo, también debes saber que la keratina tiende a alisar el cabello casi permanentemente. Esto puede vitarse reduciendo la intensidad del tratamiento o de la cantidad de formaldehido que contenga la keratina utilizada.

Recuerda que no todos los tipos de cabello pueden ser tratados, porque si es un cabello muy fino y poco abundante, puede romperse. Tomando en cuenta todo lo anterior, ya sabes qué medidas tomar para obtener el resultado que deseas.

Si tu tratamiento es exitoso, disfrutarás de grandes ventajas como: tu cabello estará más suave, sedoso y elástico, con un color vivido y brillante. Tendrás una melena bien nutrida, fuerte y resistente, sin daños por el sol o por el calor, sin frizz y sin encrespamiento no deseado.